Silver Explorer
Silver Explorer

Silver Explorer

El primer barco de exploración de la compañía, pretende ofrecer los parámetros de ultra lujo de Silversea, a pasajeros que buscan rutas inéditas, sin tener que renunciar a un viaje lujoso.

Es botado en Mónaco, como Prince Albert II en 2008. Denota una sencillez devastadora, aunque el lujo es siempre poco pretencioso, y navegar por portentos naturales, en donde los paisajes son los protagonista. Solo 132 pasajeros en 6.072 toneladas, en un entorno de individualización absoluta.

Las zona en donde ocurre la vida social por excelencia, es un restaurante muy diáfano, que da al Explorer Lounge: una acogedora sala multifunción.

A proa encontramos el teatro, que es usado, sobre todo, para las charlas de los famosos conferenciantes; el Panorama Lounge, para contemplar, por el ejemplo, los hielos perpetuos de la Antártida, por donde navega con seguridad con un casco preparado para las navegaciones en la zona. Las excursiones, y el equipamiento está incluido.

Tiene espacio para zodiacs, una sala de sanitización para la descontaminación antes de visitar zonas vírgenes, como la Antártida.

El tamaño de las suites no es amplio, pero suficiente para un barco tan pequeño. Encontramos desde la Explorer Class con ventana y 26 m2, pasando por las Veranda y Vista, a las lujosas suites Silver, Expedition, Medallion, Grand y Owners en donde encontramos hasta jacuzzi. En el caso de las suites más generosas disponemos de hasta 67 metros cuadrados, algo inusual para un barco tan pequeño.

Por supuesto con las clásicas comodidades de la compañía. Productos Bulgari, lencería de primera calidad, servicio de mayordomo, vestidor etc.

Barcos gemelos